Kalios: aceite de oliva virgen extra y aperitivos griegos

Kalios: aceite de oliva virgen extra y aperitivos griegos

En la región de la ciudad griega de Kalamata se cultiva la aceituna del mismo nombre, carnosa y de color morado, sabrosa y muy apreciada por sus características organolépticas. Es aquí donde Petros Chantzios se ganaba la vida con la producción de aceite de oliva en el pueblo de Neochori-Ithomi, en el corazón de la región de Kalamata. No fue hasta el 2009 que dos de sus nietos, Grégory y Pierre- Julien Chantzios decidieron hacerse cargo de los olivos familiares para elaborar un aceite de oliva de gran calidad para ofrecerlos a los mejores Chefs de Francia. Así empezó esta andadura con el nombre de Kalios, una contracción de Kalamata y de Ilios (sol).

De estos olivares se elaboran los refinados aceite de Kalios. Un aceite de oliva virgen extra bio elaborado con la variedad de aceitunas griegas kononeiki. Su óvalo verde encierra el secreto de la jugosa delicia: una combinación de sabores que va del dulce algo picante al amargo. El aroma, a su vez, se diría destilación de aromas frutales como los de la manzana, el plátano y la almendra, más el de hierba verde. La gran calidad de este aceite del Peloponeso radica en su baja acidez y su equilibrado frutado. De una agricultura respetuosa y artesanal, sus aceitunas se recolectan a mano de árboles centenarios y luego se llevan inmediatamente al molino. Es con respeto al saber hacer de la familia que se extraen sus cuatro grands crus aceite de oliva.

 

 No solo producen aceite, también elaboran las aceitunas Kalamata, conocida como la reina de las aceitunas por su sabor espectacular y porque son muy apetecibles a simple vista. Son perfectas para preparar en un abrir y cerrar de ojos uno de esos aperitivos con los que sorprender a los invitados. Las aceitunas Kalamata al natural se recomienda que, antes de servirlas, se escurran para eliminar la salmuera. Después, viértelas directamente en un recipiente elegante y disfruta de todo lo bueno que nos ofrecen estas aceitunas. Su color morado opaco nos llama mucho la atención, pero las aceitunas Kalamata al natural Kalios destacan también por su carnosidad, su sabor dulzón y salado y su forma almendrada.

Y las aceitunas Kalamata en aceite de oliva virgen extra son marinadas durante 5 o 6 semanas según la receta tradicional en el aceite Kalios y se obtiene una aceituna casi confitada. No te olvides de tener rebanadas de pan cerca para degustar el aceite.

De las aceitunas Kalamata premium elaboran el meze, un paté de aceitunas elaborado siguiendo un proceso muy casero. La aceituna pura se tritura, se pasa por un colador para quitarle la piel y el hueso, le añaden aceite de oliva Kalios y ya está listo para degustar con pan, quesos, carnes rojas y ensaladas.

Si tus invitados aún no están impresionados con las aceitunas y el aceite, puedes poner como aperitivo unos grissinis o palitos de pan. Pueden ser de 7 cereales, con pipas de girasol y los que combinan la aceituna kalamata con avena. Todos siguen una receta tradicional cretense y junto con el meze hacen una pareja increíble.--> Haz click aquí!